Un reportaje de vídeo es y será siempre la única de mantener los recuerdos de la forma más real posible. Volver a vernos sonreír, llorar, emocionarnos, disfrutar de un instante, de una celebración, de un momento único en la vida…

Nuestros vídeos son frescos, espontáneos y naturales. Persiguen la belleza y naturalidad que impregnan un día de boda. Los detalles, las miradas, las emociones,...

  • Os acompañamos durante todo el día, desde los preparativos en vuestras casas, hasta la ceremonia, posterior banquete y baile. Sin posados, simplemente siendo vosotros mismos, capturaremos los momentos más importantes del día, sin dejarnos ningún detalle, ninguna sorpresa.
  • La grabación es llevada a cabo con cámaras reflex DSLR para obtener la máxima calidad en imagen.
  • Capturamos el audio con grabadoras externas digitales para obtener un audio limpio y cuidado. Así podremos incluir el audio original en las lecturas, discursos, canciones en directo, etc.